Acompañamiento pedagógico El Vuelco del Cangrejo
El Vuelco del Cangrejo

La Barra


¿Cómo relacionarse en un lugar nuevo?

El Vuelco del Cangrejo se desarrolla en La Barra, un pueblo de pescadores, lluvioso y retirado, con una playa directa al mar en la región Pacífico, donde vive una comunidad afrodescendiente desde hace tiempo. Daniel llega a La Barra buscando escapar de su realidad. El citadino llega al pueblo en una época de crisis pues ya no cuentan con tantos pescados como antes. Esto ha causado escasez de comida y trabajo para los lugareños, quienes ven con malos ojos al Paisa, un terrateniente que ha llegado al pueblo con la intención de realizar un hotel frente al mar.

En cuanto Daniel espera conseguir una lancha para salir de ahí, debe relacionarse con Cerebro, Jazmín, Lucía, El paisa, así como con Miguel y sus amigos. Mientras que Daniel ve La Barra como un lugar de paso en su camino, las personas del pueblo ven en él una oportunidad, como suele pasar con todos los turistas que llegan. Daniel va conociendo el lugar mientras que realiza las actividades propias de un turista en La Barra: juega fútbol, compra bolis, nada en el mar, asiste a la fogata en honor a los pescadores, toma viche, duerme en hamaca y recorre el estero cercano con Cerebro. Con el pasar de los días, la confianza entre Daniel y Lucía crece mientras que al final el resto de la comunidad ya no cree en él.

Actividades complementarias

Rostros, paisaje y encuentros


¿Una ficción real?

Esta película es una ficción que cuenta una historia basada en la vida real con actores profesionales y naturales. Se trata de una historia lineal, la cual se desarrolla en unos cuantos días, en todo caso no más de una semana, mientras que Daniel permanece en el lugar.

Las escenas de la mayoría de la película son una combinación de tres tipos de planos: Planos abiertos en los que es posible admirar la belleza biológica y geográfica característica del lugar como son los caminos entre el bosque, los atardeceres frente al mar, el recorrido por el estero y las mareas en puja y quiebra. Planos medios en los que, por lo general, se encuentran varios personajes y sostienen diálogos sin interactuar con la cámara, si no entre ellos. En estos también hay escenas compuestas en las que mientras seguimos a algún personaje, es posible ver a otros realizando diferentes actividades propias de la vida cotidiana en La Barra. Finalmente, hay planos cerrados de rostros en su gran mayoría, que buscan provocar la conexión con cada uno de los personajes.

La construcción sonora intercala entre el sonido ambiente característico del lugar: el oleaje, el viento, los pájaros, insectos y otros animales, así como los diálogos entre los personajes de la historia. De vez en cuando la calma que transmite el ambiente sonoro es interrumpido por las noticias y la música que pone el estadero el Paraíso. La televisión y la radio se presentan en algunas situaciones para ofrecer parte del contexto social y político por el que atraviesa el país. La música del estadero tiene un contenido explícitamente sexual, música urbana en la que la mujer es considerada como objeto sexual. En contraste con esta música, la noche que realizan la fogata en la playa, los lugareños de La Barra tocan música tradicional del Pacífico compuesta por cantos y la música del guasá, bombo, cununo y marimba. A través de la música y el sonido ambiente se transmite la sensación del encuentro entre fronteras culturales.

Actividades complementarias

Turistas y lugareños


¿En quién confiar?

Daniel es un joven citadino, desconfiado y reservado, quien llega a La Barra buscando huir de alguna historia pasada. La película nos permite pensar que se trata de un amor, pues la Lucía encuentra una foto que guarda como recuerdo de él con una mujer. Es el personaje a través del cual conocemos el lugar y a las demás personas.

Cerebro, quién hospeda por unos días a Daniel, es uno de los habitantes más antiguos del pueblo y hace parte del consejo comunitario. Él ha sido pescador y ahora es un líder y referente en su pueblo. Conoce la región y sus dinámicas propias. Sus acciones son en pro del bienestar de su comunidad y de protección de la naturaleza.

Lucía se aproxima a Daniel porque quiere que le compre el almuerzo a su madre, pero también para hacer amistad. Aunque en un principio Daniel no le presta mucha atención, con el tiempo, la persistencia y la lealtad de Lucía, resultan ser indispensables para él. Atenta y perspicaz, Lucía tiene conocimiento de lo que sucede en su pueblo, incluso de los secretos de otros.

El paisa es un residente nuevo del pueblo. Llegó a La Barra a comprar un terreno con la intención de montar un negocio con todo incluído: hospedaje, alimentación y recreación. Él representa la colonización foránea que por lo general llega a explotar comercialmente los recursos del lugar.

Finalmente, se podría decir que la comunidad de La Barra también es un personaje colectivo, a veces representado por personajes más recurrentes como Jazmín, la sobrina de Cerebro, Miguel y sus amigos. Cada integrante del pueblo busca de diversas maneras poder acceder al ingreso de recursos, entre otros, à través de Daniel, guiandolo en el pueblo y cargando sus maletas. Por otro lado, aparecen también los pescadores mayores y el consejo comunitario, los cuales representan esa resistencia al pasado y las raíces de la misma comunidad.

Actividades complementarias

La mirada del foráneo


¿Cuál es el punto de vista?

El Vuelco del Cangrejo es la historia de un pueblo que se resiste a la llegada inminente del "Progreso" encarnado en cuerpo ajeno a esas tierras. Óscar Ruiz Navia, el director, decidió realizar esta película inspirado en una situación real que vivió al visitar La Barra. En lugar de realizar un documental o un vídeo como denuncia política de lo que ahí sucedía, Ruiz Navia optó por contar la realidad a la que se enfrentan en esa comunidad de una manera poética mediante del cine.

La relación que mantiene Daniel con la niña y Cerebro le permite a él ingresar a las dinámicas propias del pueblo y conocer de cerca la comunidad. Esta es una decisión del director, quien decide filmar desde el punto de vista de la persona foránea, como él, como Daniel, como los turistas que llegan a La Barra. De esta manera, los espectadores pueden aproximarse progresivamente a las problemáticas de la comunidad y a la vida cotidiana en el pueblo, a través del acompañamiento de una persona externa.

Una de estas problemáticas que menciona la película está relacionada con la pesca. La Barra ha sido un pueblo en el cual su actividad principal por décadas ha sido la pesca y los oficios que de esta derivan como el comercio, la cocina y el transporte, entre otros. Pero en el último tiempo se ha enfrentado a la pesca indiscriminada y a la contaminación de plástico y basura que se bota al mar, provocando que la cantidad de peces disminuya considerablemente.

Con respecto a la vida cotidiana, a través de Cerebro podemos saber cómo ha sido habitada la playa y cómo su gente se ha organizado para mejorar las condiciones de vida en ese lugar. En diferentes momentos, Cerebro hace referencia al consejo comunitario y finalmente se reúne con ellos para poder reaccionar de manera colectiva. Cerebro, junto con la comunidad, tienen una disputa con El Paisa pues este trae consigo la intención de controlar el territorio para su beneficio personal sin respetar las reglas del lugar, ni las necesidades del resto de los habitantes. Hay que tener presente, que La Barra, el lugar donde tiene lugar la película, es en la realidad un territorio colectivo, y en consecuencia, son las mismas comunidades las que deben liderar su transformación y crecimiento.

Actividades complementarias